sábado, 12 de agosto de 2017

Real de Catorce, SLP, México

Hace unos 7 u 8 años, quizá, conocí Real de Catorce; desafortunadamente fue un viaje muy corto y no muy bien planeado así que sólo estuvimos un par de horas ahí y no pudimos apreciar la belleza de este lugar.

En aquella ocasión salimos de nuestra ciudad un domingo después de medio día. Esa no es una hora a la que me gusta comenzar un viaje y menos en domingo. Además no tenía mucha información sobre el camino, por lo cual tuvimos que quedarnos a dormir en Matehuala.

En Matehuala fue difícil encontrar un hotel con estacionamiento, así que no pudimos dormir tranquilos teniendo la camioneta estacionada en la calle.

Al día siguiente, era un lunes de asueto, el primer lunes de febrero, nos levantamos temprano y emprendimos el viaje hacia Real de Catorce, pero primero pasamos a un pequeño pueblo a almorzar. No recuerdo su nombre. Ahí nos entretuvimos un rato.

Yo creo que cuando llegamos a Real de Catorce ya eran como las 10 de la mañana. Anduvimos caminando por el pueblo, pero no recuerdo por qué no tengo fotos de ese viaje. 

Estuvimos solo unas tres  horas ahí y después de medio día emprendimos el viaje de regreso porque el martes había que trabajar. Por lo tanto sólo estuvimos un día y medio de viaje, y solo unas horas en el Real.

El año pasado, en estas fechas, volvimos a hacer un viaje a Real de Catorce. Esta vez si teníamos más tiempo: viernes, sábado y domingo. Desde el principio la idea era dormir allá en el pueblo, pero no pude hacer reservación de hotel.

Como el viernes salimos temprano de la ciudad, llegamos a medio día a Real de Catorce o quizá un poco antes. Ahora sí iba preparada con mi cámara y tomé muchas fotos, también pude caminar por más lugares que no recorrí la ocasión anterior. Aunque me faltaron otros más.

La imagen puede contener: nube, cielo y exterior

La imagen puede contener: montaña, cielo, nube, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: casa, cielo y exterior

La imagen puede contener: planta, casa, cielo y exterior


La imagen puede contener: casa y exterior

La imagen puede contener: cielo, nube y exterior

La imagen puede contener: interior

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen puede contener: planta y exterior

La imagen puede contener: planta y exterior

La imagen puede contener: cielo, nube y exterior

La imagen puede contener: planta, exterior, naturaleza y agua

La imagen puede contener: nube, cielo y exterior

La imagen puede contener: planta

No hay texto alternativo automático disponible.


La imagen puede contener: cielo, nube, montaña, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: cielo, montaña, nube, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: exterior


La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: comida e interior

La imagen puede contener: cielo y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: planta y exterior

La imagen puede contener: cielo y exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: planta, cielo, árbol, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: planta, árbol, flor y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: casa, cielo y exterior

La imagen puede contener: exterior


La imagen puede contener: planta, exterior, agua y naturaleza

La imagen puede contener: planta y exterior

La imagen puede contener: cielo, planta, casa y exterior


Cuando comenzó a caer la tarde estábamos en la disyuntiva de buscar un hotel para quedarnos a dormir en el pueblo o bajar a Cedral (me parece que ese es el otro poblado cercano) y buscar hospedaje allá.

Decidimos no dormir en Real de Catorce. Habíamos visto un hotel en las orilla de Cedral, pero cuando volvimos a pasar por ahí ya no había habitaciones disponibles. Así que tuvimos que irnos hasta Matehuala y otra vez, el problema con los hoteles sin estacionamiento.

Si alguna vez vuelvo a ir a Real de Catorce creo que si debo considerar el quedarme a dormir ahí. Dicen que las temperaturas bajan mucho, pero que se puede disfrutar de una hermosa vista de las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario