jueves, 15 de junio de 2017

Los gatos en mi vida (séptima parte)

--- La llegada de Lucas ---

Lucas fue el cuarto gato en llegar a mi casa en menos de un año. Se podría decir que él si ya fue un "lujo". Los tres gatos anteriores llegaron a mi vida en forma de rescate de situaciones difíciles, pero en el caso de Lucas no fue así.

Una amiga me dijo que el gato de su familia había preñado a una gata de una vecina y que por lo tanto tenía que ayudar a la vecina, dueña de la gata, a buscar familia para las crías. Me dijo que uno de los gatitos estaba hermoso y que era ideal para mí. Que de cualquier modo, si yo no lo adoptaba, seguramente ella se quedaría con él, porque estaba muy bonito.

A mediados de julio la acompañé a visitar a la vecina y ahí conocí a Lucas. Efectivamente, era un gatito muy bello, de pelo largo. Los gatos de pelo largo son mis preferidos, pero ninguno de los tres que ya tenía en casa eran de pelo largo. Y pues pensé: "uno más, qué más da"

Estaba tan bonito que hasta a mi mamá le gustó, y eso que ella no quiere mucho a los gatos. Cuando lo llevé a la casa, Tito estaba casi recién llegado y Mitch de por sí ya estaba celoso de él, así que a Lucas tampoco lo recibió con mucha amabilidad que digamos.

Desde el principio el carácter de Lucas fue muy diferente al de Tito. Mientras que Tito estaba todo tenso y desconfiado, Lucas rápidamente entró en confianza.


No hay texto alternativo automático disponible.


No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

Cuando comenzaron a crecer, Mitch era el gato dominante y Lucas y Tito el blanco de sus agresiones, pero unos meses antes de que muriera Mitch, Lucas parecía que era el nuevo dominante y pues le gusta molestar a Tito.

No hay texto alternativo automático disponible.



La imagen puede contener: gato e interior

La imagen puede contener: gato

Durante casi tres años no se me había enfermado para nada. Hasta se me hacía raro y comentaba eso con la vet. Pero hace dos meses se le infló la oreja y tuvieron que hacerle cirugía. Después de la cirugía no la pasó muy bien, tuvo mucha fiebre y comenzó a tener comportamientos que no eran comunes en él.

Pensé que iba a morir. Se veía que se sentía muy mal. Creo que hasta Tito extrañaba sus agresiones. Unos días después comenzó a mejorar y volvió a ser el mismo de antes.

La imagen puede contener: gato    La imagen puede contener: gato

La imagen puede contener: planta, gato, exterior y naturaleza

No hay texto alternativo automático disponible.

Por ahora, es el gato más cariñoso de los que tengo en casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario